Asaltos a bancos en República Dominicana

Por: María Hernández 


La población dominicana todavía no sale del asombro al observar, por medios de comunicación y redes sociales, los detalles de la forma en que se produjeron  los robos a dos grandes bancos de nuestro país,  uno privado, el Banco Popular en la avenida Luperón  y el otro el estatal Banco de Reservas en Santiago que dejaron como resultados muertos y heridos entre víctimas y victimarios. 

Los hechos se produjeron con diferencias de días como si se tratara del mismo grupo,  pero eran distintos y se puede decir que los asaltantes del banco estatal de Santiago parecían de menor condición económica que los que robaron en el banco privado de la capital  a juzgar por el lugar en donde se hospedaban al momento de ser detenidos y por su apariencia física.

La sorpresa ha sido mayor al descubrirse que uno de los involucrados en el asalto al banco privado de la Luperón  era modelo, actor y un experto profesor entrenador de prácticas de tiros.

La vida le jugó una mala pasada a ese sujeto que en el desarrollo de una persecución por parte de la policía perdió a un hermano que,  según él,  no estaba involucrado en los hechos delictivos. 

Como si quisiera borrar todo lo sucedido al ser detenido habló a los medios de comunicación y le pidió disculpas a la ciudadanía por lo que había ejecutado. 

Hasta el momento se sabe que sustrajeron más de un millón y medio de pesos,  pero no se sabe,  todavía,  qué cantidad recuperaron  y lo que gastaron y en qué. 

En el banco estatal una persona que acompañaba a su esposa en la sucursal perdió la vida a manos de los asaltantes, días después de haber ocurrido el hecho.

Algo muy curioso es que los dos asaltos se produjeron a apenas días de exhibirse en los cines de nuestro país una película sobre un asalto a un banco dominicano que ocurrió hace unas tres décadas. 

La poca seguridad en los bancos asaltados y en otros de nuestro país ha quedado al descubierto al ver cómo estos malhechores cometieron sus delitos.En otros casos los clientes han sido asaltados luego de salir de estos tipos de negocios.

Los medios recuerdan todavía con espanto uno de los primeros atracos a instituciones bancarias en nuestro país que fue el realizado en marzo de 1993 al Banco del Progreso, asalto con violencia a la sucursal del Banco Popular de Plaza Lama de la 27 de Febrero, en 2016 y también el robo millonario que hicieron en 2018 a una sucursal del Banco Vimenca en Santiago,como lo destaca el periódico Hoy en un escrito.

Es momento de que se implementen medidas para asegurar las instituciones bancarias de la República Dominicana para que la gente no pierda la confianza en los bancos y decidan, como antes, guardarlos debajo del colchón o en alcancías particulares.

Los bancos son los que confieren estabilidad a la economía de los países por lo que deben ser sagrados como templos para el bienestar del sistema bancario nuestro y de sus clientes.

Que estos sucesos no se vuelvan a repetir en nuestro país, que los bancos tengan cámaras de vigilancia atendidas por un personal de seguridad que dé seguimiento a cada uno de los que entran y salen de los bancos, así como un chequeo rutinario de los usuarios para evitar que puedan entrar armados a los bancos.