El aporte económico, político y social de los “dominicanos ausentes”.

Por Felipe Lora

El “dominicano ausente”, aquel que, marginalizado por el sistema emigró en busca de oportunidades, hoy se erige como un tesoro valioso e indispensable convirtiéndose en el mejor “producto” de exportación de la República Dominicana.

Casi todo el dominicano  que vive en los Estados Unidos -si tiene trabajo- le envía una “boronita” a sus familiares aquí en el país. ¡Son muchos los dólares que entran al país por éste concepto!

No hay duda, la función del dominicano ausente es muy importante en el sentido económico; pero ¿sabía usted que es de igual importancia el aporte que hacen en lo social?

Tomemos en cuenta que casi el 80 % de los dominicanos que se ven obligados a emigrar no creen en que la educación es la llave que abre las puertas de la superación, ó no tienen una preparación académica adecuada.

Regularmente (con sus excepciones) pertenecen a la clase marginada o son campesinos que se cansaron de trabajar con el arado y el machete sin ver el fruto de su sudor que, en lugar de florecer, se perdía en las entrañas de la tierra que araba.

Según la Dirección de Investigación y Estudio del Viceministerio para las Comunidades Dominicanas en el Exterior, en diciembre del 2022, un total de 2,835,593 personas de origen dominicano residían de manera oficial fuera del país. Esto sin contar los que residen en el extranjero sin contar con la documentación adecuada.

Estimemos que, en la actualidad, la población de dominicanos en el extranjero es de alrededor de 3.1 millones  y que una gran parte de ellos pertenecía, antes de emigrar, a “los pobres de este país.”
He aquí el aporte de estos dominicanos ausentes en otras áreas de igual importancia para el desarrollo de nuestro país.

Válvula de escape para el sistema educativo público.
Imagínese nuestro país con medio millón de estudiantes más. Cuantas aulas, maestros y administradores les están ahorrando al país.

Ahorros en el sistema de salud
Tres millones de dominicanos que no usaran los hospitales públicos ahorrándole al país en medicinas, médicos, enfermeras, y tiempo para atender a los demás. Según el Colegio Médico Dominicano, el gasto por salud se redujo a 1.8% del Producto Bruto Interno (PBI) lo que representaría un gasto promedio de cerca de 200 dólares por personas. Solo en este renglón, los 3 millones de exilados económicos le ahorraron al estado dominicano más de US$600 millones!

Sistema Alimenticio
Tres millones de dominicanos para el cual no habrá que producir alimentos ayudando de esa manera a minimizar la escasez de alimentos básicos en la nación.

Sistema Sanitario
Tres millones de personas que no producirán una sola onza de basura en una nación. En el 2020 el promedio de basura per cápita era de 2.3 libras diarias. Tres millones de habitantes, a esa razón producirían, ¡ 7 millones de libras diarias! o sea 11.48 millones de toneladas de basura al año.

Turismo Permanente
Tres millones de personas que serán turistas “seguros” en un país en necesidad de divisas. Por ejemplo, según el Diario Libre, en diciembre del 2022 llegaron, 58,101 turistas extranjeros y 183,809 emigrantes dominicanos. O sea, ¡el 76 % de todos los turistas del mes de diciembre del 2022 era dominicanos!

Generador de Divisas

Tres millones de personas, que directa o indirectamente “mantienen” económicamente a más de tres millón de dominicanos. Según el Banco Central, el país superará este año los 10.000 millones de dólares en concepto de remesas.

Fortalecimiento de las reservas
El Banco Central aseguró que los ingresos de divisas inciden sobre la estabilidad de cambio y ayuda a con la apreciación de la moneda nacional. O sea, los tres millones de dominicanos que residen en el exterior ayudan a mantener el valor del peso y a estabilizar el valor del dólar.

Sistema Laboral
Tres millones de dominicanos que no aportaran un solo miembro a a la masa de desempleados y subempleados que tenemos en el país.

Disminuye la Pobreza
Según Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, un 20 % de los hogares receptores de remesas caería en la pobreza si no contaran con ese dinero.

Preparación Académica
Millones de niños y jóvenes que recibirán mejor educación gracias a las remesas que reciben desde el exterior para esos fines. Ver estudio realizado en El Salvador: Convirtiendo remesas en educación

Inversiones y Bienes Raíces
El sueño del dominicano ausente es regresar a su país, tener su “casita” y, si es posible, alguna inversión que asegure una fuente de ingresos fija y estable. El renglón bienes raíces es el más usado por los dominicanos que viven en el extranjero.
Los dominicanos ausentes están contribuyendo al desarrollo económico de la República Dominicana a través de inversiones inmobiliarias y turismo, reduciendo la pobreza y generando divisas

Actividades económicas
Muchas de las actividades económicas locales se sustentan de las remesas que envían los tres millones de dominicanos que residen en el exterior aliviando, además, el alto índice de desempleo. Las remesas no solo son un apoyo vital para muchas familias dominicanas, sino también un factor clave en la economía nacional. Su impacto se extiende desde la mitigación de la pobreza hasta la estabilidad financiera.

Y muchas otras ventajas más.

Como podemos ver, el “dominicano ausente”, aquel que, marginalizado por el sistema emigró en busca de oportunidades, hoy se erige como un tesoro valioso e indispensable convirtiéndose en el mejor “producto” de exportación de la República Dominicana.

¿Y cómo les agradecemos nosotros ese  ”gigantesco” aporte?

Propongo formalmente que se erija un monumento al dominicano ausente donde se muestren los aportes, no sólo económicos, sino sociales y culturales a nuestra nación.