El papa pide a los jóvenes reaccionar ante la tendencia de avalar las guerras

Manama.- El papa Francisco pidió hoy a la juventud reaccionar «ante la tendencia dominante de permanecer indiferentes», hasta el punto «de avalar guerras y conflictos», durante el encuentro que mantuvo con algunos jóvenes en el colegio del Sagrado Corazón, en la tercera jornada de su visita a Baréín.

Francisco visitó este centro, donde estudian jóvenes de varias nacionalidades y credos y manifestó: «Mirándolos a ustedes, que no son de la misma religión y no tienen miedo de estar juntos, pienso que sin ustedes esta convivencia de las diferencias no sería posible. ¡Y no tendría futuro!»

«En la masa del mundo, ustedes son la buena levadura destinada a crecer, a superar tantas barreras sociales y culturales, y a promover elementos germinales de fraternidad y novedad. Jóvenes, ustedes son los que, como viajeros inquietos y abiertos a lo inédito, no tienen miedo de enfrentarse, dialogar, hacer ruido y mezclarse con los demás, convirtiéndose en la base de una sociedad amiga y solidaria», dijo Francisco.

El papa dio algunos consejos a los cerca 800 jóvenes que se congregaron en este colegio como «que no encierren su vida en una caja fuerte, pensando que es mejor no hacer ningún esfuerzo porque no ha llegado aun el momento de gastarla».

También en un momento en el que «las tensiones y las amenazas aumentan, y a veces los conflictos estallan», les pidió que «sean sembradores de fraternidad, porque el mundo sólo tendrá futuro en la fraternidad»

«Ustedes, jóvenes, sobre todo ustedes, frente a la tendencia dominante de permanecer indiferentes y mostrarse intolerantes con los demás, hasta el punto de avalar guerras y conflictos, están llamados a reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad», les reiteró.

Y les indicó que «antes que las opiniones de internet, buenos consejeros en la vida, personas sabias y de confianza que puedan orientarlos, ayudarlos», como «los padres y en los maestros, pero también en los ancianos, en los abuelos, y en un buen acompañante espiritual».

«Queridos jóvenes, los necesitamos, necesitamos su creatividad, sus sueños y su valentía, su simpatía y sus sonrisas, su alegría contagiosa y también esa pizca de locura que ustedes saben llevar a cada situación, y que ayuda a salir del sopor de la rutina y de los esquemas repetitivos en los que a veces encasillamos la vida», concluyó Francisco.

El papa concluyó con esta reunión una jornada en la que por la mañana celebró una misa ante 30.000 personas en el estadio de Baréin, casi en su totalidad inmigrantes de India y Filipinas que emigraron a Baréin, pero también llegados de las cercana Arabia Saudí y Catar.

El papa concluirá mañana esta visita de cuatro días con una reunión con los religiosos del país en la iglesia del Sagrado Corazón, la primera que fue construida en el país, en 1939.