Frecuentes lluvias retrasan reconstrucción de carreteras al vertedero Duquesa

Santo Domingo.-Aunque el compromiso fue terminar las dos carreteras principales de acceso al vertedero de Duquesa en cinco o seis meses, a partir de julio del año pasado, las constantes lluvias no han permitido cumplir con el cronograma trazado, pero ya se superó la tarea más difícil, que fue el corte de casi dos metros de tierra podrida en La Isabela y la estructuración de la base para la rodadura.

Esta vía, intransitable desde hace más de 10 años, tiene alrededor de 1.7 kilómetros, desde la avenida Presidente Antonio Guzmán Fernández hasta la entrada de Duquesa, donde se empalma con la avenida Los Casabes y ya más de un kilómetro está cubierto de materiales aluviales.

Desde julio se ha estado trabajando en la remoción del lodo generado por los lixiviados de la parte norte de Duquesa por parte de una empresa ganadora de la licitación para reconstruir los 9.6 kilómetros de las dos carreteras y los accesos internos del vertedero que tiene un área de 100 hectáreas o un millón de metros cuadrados donde se deposita cada día alrededor de 4.500 toneladas de residuos sólidos.

Sin embargo, las frecuentes lluvias no han permitido avanzar como se quería, de acuerdo con el contratista Víctor Tavárez, encargado del proyecto. “Solo necesitamos 60 días de sol para nosotros cambiar eso y dejar eso asfaltado, eso es lo que necesitamos”.

El Gobierno, a través del Ministerio de Obras Públicas, dispuso de 500 millones de pesos para resolver el problema que causa atraso en el vertido de los camiones en Duquesa y que genera cúmulos de residuos en el Gran Santo Domingo.

“El ministro (Deligne Ascención) quiere que se vea un antes y un después, esa es la disposición del señor Presidente. Yo tengo desde el dos mil ahí y nunca había visto tanta voluntad política para resolver el ese problema” afirmó.

Aseguró que cuentan con los equipos y la disposición de hacer un buen trabajo y terminarlo lo antes posible, pero que todo dependerá de las condiciones del tiempo, una variable que no manejan.

“Lo importante es que las tres variables que componen un proyecto se alinearon: primero la voluntad política, que conlleva los recursos; un ministro que le da seguimiento al proyecto día a día y un contratista comprometido con hacer las cosas conformes a las disposiciones de la autoridad con todos los requerimientos”, indicó.

La otra carretera, la de Duquesa, tiene avanzado el trabajo del drenaje por los laterales y se ha habilitado el tramo más crítico, próximo a la entrada del botadero, pero debido a las frecuentes lluvias y al paso constante de los camiones se deteriora con rapidez.

Según informa Tavárez, para lograr avanzar la carretera La Isabela se ha contado con el apoyo, no solo del presidente Luis Abinader y el ministro de Obras Públicas, sino también, con el de Medio Ambiente, Miguel Ceara Hatton, que, de acuerdo con el contratista, ha dado un “espaldarazo” con la aprobación de los permisos que se requieren para una obra de esa naturaleza.