Haití en punto de ruptura mientras la economía se estanca y la violencia se dispara

Santo Domingo.-La vida cotidiana en Haití comenzó a descontrolarse el mes pasado, pocas horas después de que el primer ministro Ariel Henry dijera que se eliminarían los subsidios al combustible, lo que provocó que los precios se duplicaran.

Se escucharon disparos cuando los manifestantes bloquearon las carreteras con puertas de hierro y árboles de mango. Luego, la pandilla más poderosa de Haití dio un paso drástico: cavó trincheras para bloquear el acceso a la terminal de combustible más grande del país caribeño y prometió no ceder hasta que Henry renuncie y los precios del combustible y los productos básicos bajen.

El país más pobre del hemisferio occidental está en las garras de un tornillo inflacionario que está exprimiendo a su ciudadanía y exacerbando las protestas que han llevado a la sociedad al límite. La violencia está causando estragos y hace que los padres tengan miedo de enviar a sus hijos a la escuela; el combustible y el agua limpia escasean; hospitales, bancos y supermercados luchan por permanecer abiertos.

El presidente de la vecina República Dominicana describió la situación como una “guerra civil de baja intensidad”.

La vida en Haití siempre es extremadamente difícil, si no francamente disfuncional. Pero la magnitud de la parálisis y desesperación actual no tiene precedentes. La inestabilidad política ha estado latente desde el asesinato aún sin resolver del año pasado del presidente de Haití ; la inflación que se disparó alrededor del 30% solo ha agravado la situación.

“Si no nos entienden, haremos que lo entiendan”, dijo Pierre Killick Cemelus, quien sudaba mientras luchaba por seguir el ritmo de miles de otros manifestantes que marcharon durante una manifestación reciente.

El depósito de combustible bloqueado por pandillas ha estado inoperable desde el 12 de septiembre, cortando alrededor de 10 millones de galones de diesel y gasolina y más de 800,000 galones de queroseno almacenados en el lugar. Muchas gasolineras están cerradas y otras se están quedando sin suministros rápidamente.

La falta de combustible recientemente obligó a los hospitales a recortar servicios críticos y provocó el cierre de las empresas de suministro de agua. Los bancos y las tiendas de comestibles también están luchando por permanecer abiertos debido a la disminución de los suministros de combustible, y los precios exorbitantes, que hacen que sea casi imposible que muchos trabajadores se trasladen.

Un galón de gasolina cuesta $30 en el mercado negro de Port-au-Prince y más de $40 en las zonas rurales. La gente desesperada camina kilómetros para conseguir comida y agua porque el transporte público es extremadamente limitado.

“Haití está ahora en completo caos”, dijo Alex Dupuy, un sociólogo nacido en Haití de la Universidad Wesleyan. “Básicamente, tienes pandillas que hacen lo que quieren, donde quieren, cuando quieren con total impunidad porque la policía no es capaz de controlarlas”.

El gobierno de facto de Henry “no parece perturbado en absoluto por el caos y probablemente se está beneficiando porque le permite mantenerse en el poder y prolongar lo más posible la organización de nuevas elecciones”, dijo Dupuy.

Las pandillas han ejercido durante mucho tiempo un poder considerable en Haití, y su influencia solo ha crecido desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio de 2021.

Las pandillas controlan aproximadamente el 40% de Port-au-Prince, según estimaciones de la ONU. Están luchando para controlar aún más territorio, matando a cientos de haitianos en los últimos meses, incluidos mujeres y niños, y expulsando a unas 20.000 personas de sus hogares. Los secuestros se han disparado.

Henry se ha comprometido a celebrar elecciones tan pronto como sea seguro hacerlo, escribiendo en un discurso leído en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 24 de septiembre que «no tiene ningún deseo de permanecer en el poder más tiempo del necesario».

“Mi país atraviesa una crisis multidimensional cuyas consecuencias amenazan la democracia y los cimientos mismos del estado de derecho”, dijo Henry. Condenó el saqueo y la violencia generalizados y dijo que los responsables “tendrán que responder por sus crímenes ante la historia y ante los tribunales”.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, también hablando en la ONU, dijo que Haití enfrenta “violencia de pandillas impulsada por la política y una enorme crisis humana”.

Desde 2004 hasta 2017, las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU reforzaron la seguridad del país y ayudaron a reconstruir las instituciones políticas después de que una violenta rebelión derrocara al expresidente Jean-Bertrand Aristide. Pero por ahora, cualquier intervención extranjera en Haití está fuera de la mesa.

Los líderes políticos locales han repudiado la sugerencia de ayuda externa, señalando que las fuerzas de paz de la ONU en Haití abusaron sexualmente de niños y provocaron una epidemia de cólera hace más de una década que mató a casi 10.000 personas.

La primera ronda de protestas a mediados de septiembre llevó a Francia y España a cerrar sus embajadas y bancos en la capital, Puerto Príncipe. Los manifestantes atacaron negocios, casas de conocidos políticos e incluso almacenes del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, robando alimentos y agua por valor de millones de dólares.

Desde entonces, las protestas se han hecho más grandes. Decenas de miles de personas marcharon recientemente en Port-au-Prince y más allá, incluidas las ciudades de Gonaives y Cap-Haitien en el norte. Agitaron ramas verdes frondosas y corearon: “¡Ariel tiene que irse!”.

El maestro de escuela primaria Jean-Wilson Fabre se unió a una protesta reciente cuando se metió en una calle lateral para evitar una nube de gas lacrimógeno lanzada por la policía que intentaba controlar a la multitud.

“Él no está haciendo nada”, dijo sobre el primer ministro.

El padre de dos hijos, de 40 años, lamentó la falta de alimentos y agua, el aumento de los secuestros y el creciente poder de las pandillas: “Nadie está tan loco como para enviar a sus hijos a la escuela en esta situación. No estarán a salvo”.

Fabre es uno de los millones de padres que se negaron a enviar a sus hijos a la escuela a pesar de que el gobierno anunció un regreso a clases el 3 de octubre según lo programado en un intento por restaurar algo de normalidad en medio de una situación cada vez más inestable.

Los tribunales de Haití también estaban programados para reabrir el 3 de octubre, pero la Federación de Abogados del país rechazó una invitación del primer ministro para hablar sobre el tema días antes, y señaló que las pandillas aún ocupan un juzgado principal en Puerto Príncipe, entre otros problemas. .

“Con Ariel, las cosas empeoraron cada vez más”, dijo Merlay Saint-Pierre, una madre desempleada de 28 años con dos niños que se unió a una protesta reciente con una camiseta estampada con un dedo medio.

Cientos de personas han pasado horas en fila todos los días solo para comprar baldes de agua. Los camiones de reparto no pueden entrar en los barrios debido a los bloqueos de carreteras.

“Le tengo miedo a esta agua”, dijo Lionel Simon, de 22 años, y señaló que la usaría para lavar la ropa y añadir cloro antes de beberla.