Revisan este viernes medida de coerción de Jean Alain Rodríguez

Santo Domingo.-Este viernes será conocida en el Tercer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional la revisión de medida de coerción que pesa contra el exprocurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, acusado de ser el cabecilla de una presunta red de corrupción que habría operado durante su gestión al frente de la Procuraduría General de la República (PGR), cuyo caso se conoce en los tribunales como Medusa.

La defensa de Jean Alain ha adelantado que solicitará este viernes, como en otras ocasiones, la puesta en libertad de su defendido, esta vez bajo el alegato de que, concluida la investigación del Ministerio Público, el exfuncionario merece seguir el proceso judicial fuera de prisión.

Los abogados Carlos Balcácer y Gustavo Biaggi expresaron, mediante una nota de prensa, que al concluirse el proceso investigativo desapareció la posibilidad de que Jean Alain lo obstaculice, siendo esta una de las razones por las que el órgano persecutor lo mantiene en prisión.

“Queremos recordar, con pruebas en las manos y sentencias oficiales emitidas por los honorables tribunales, que el día 8 de julio del 2021, a solicitud del Ministerio Público, la jueza Kenya Romero justificó la medida de coerción por el presunto riesgo falsamente narrado por la PEPCA: “…en la obstaculización de la investigación, dado el alto perfil de la función institucional desempeñada en la Procuraduría General de la República, en la cual se desarrolla la investigación. Así mismo, la Corte de Apelación ratificó dicha medida por “la posibilidad de que Jean Alain Rodríguez Sánchez pudiera o pueda tener acceso a otras pruebas pertinentes para la investigación antes de que la parte acusadora pública, en atención al cargo que ocupaba, pues no se trata de un empleado público común, sino del máximo representante de la Procuraduría General de la República”, dice el documento.

Gustavo Biaggi indicó que su defendido no tiene intenciones de abandonar el país: “ha quedado al descubierto también que Jean Alain no tenía nacionalidad francesa, que no había solicitado asilo político a Estados Unidos, que se fugaría de una clínica, que ha muerto y resucitado tres veces y otras tantas sucias campañas mediáticas creadas con el objetivo de generar una imagen negativa frente a la opinión pública y presionar los jueces”.

Esta semana, el director de la Procuraduría Especializada de la Persecución a la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho, dijo que el procurador pide su libertad para huir antes de que el caso sea enviado a juicio de fondo.

El proceso judicial de Operación Medusa está en la etapa del juicio preliminar, el cual se ha aplazó para el 19 de diciembre para otorgar un tiempo de 60 días a las partes para que preparen su defensa.

Al exprocurador general de la República se le acusa de estafar al Estado con más de 6,000 millones de pesos, para lo cual supuestamente se valió de una red, de la que se han vinculado a 41 personas y 21 empresas, una de ellas pertenece a Lisandro José Macarrulla, hijo del exministro de la Presidencia, Lisandro Macarrulla, lo que provocó su renuncia del Gobierno.

Las compañías alegadamente participaban en licitaciones irregulares para ser seleccionadas, pero a cambio debían pagar un 20 por ciento de las contrataciones recibidas.

La Pepca asegura que con el dinero ilícito, Jean Alain adquirió una villa turística en Bahía Chavón, con una extensión de 2,192.45 metros cuadrados, y un solar de 3,366 metros cuadrados en el exclusivo proyecto Vista Lagos. Luego de adquirir la lujosa villa, el procurador alegadamente pagó a un ingeniero más de 12 millones de pesos para su remodelación con dinero sustraído del Estado