Toda la dirigencia de FP deberá someterse a escrutinio de bases

SANTO DOMINGO.- El presidente de la Fuerza del Pueblo Leonel Fernández dispuso que toda la dirigencia de este partido se someta al voto de las bases en el próximo congreso de la organización.

 

Roberto Rosario, dirigente de la FP, dijo que la disposición en este sentido fue emitida por Fernandez en la última reunión de la Dirección Política del partido opositor, celebrada el lunes último.  Este partido quedó en segundo lugar de las elecciones presidenciales y congresuales del pasado 19 de febrero.

 

La misma  abarcará a todos los integrantes de la Dirección Política y las direcciones media y de base, incluyéndolo a él,  los cuales  deberán ser  escogidos por el voto directo de los miembros del partido, agregó.

 

Agregó que en la reunión del pasado lunes de la Dirección Política se instruyó al vicepresidente y al secretario general que retomen los trabajos para la conclusión del Congreso del partido, “por lo que en los próximos días nos estaremos abocando a las tareas propias de ese mandato”.

 

Sin embargo, Rosario entiende que, con los resultados obtenidos en las votaciones del pasado 19 de mayo, ha quedado validado el trabajo de la alta dirección de la Fuerza del Pueblo y, sobre todo, de su líder Leonel Fernández.

 

El dirigente político y ex presidente de la junta central electoral, habló al ser entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA que cada domingo se difunde por Telesistema canal 11 y TV Quisqueya para los Estados Unidos.

 

EXIGE ABINADER EXPLIQUE GASTOS Y PRÉSTAMOS

 

Por otra parte, advirtió al presidente de la República, Luis Abinader,  antes de hablar de una reforma fiscal, debe decir al país cuánto costó la reelección, principalmente lo que se gastó desde enero hasta mayo del presente año.

 

Exigió al mandatario  una explicación sobre los  cerca de U$30,000 millones que, a su juicio, fueron  tomados prestados  en su primera gestión de gobierno.

 

Agregó que el presidente de la República tiene que retomar su promesa original de la campaña electoral del 2020 de un gasto de calidad, porque “no se puede estar recaudando el dinero del contribuyente para gastarlo de manera alegre”.